Remolachas frescas aliñadas.

Imprmir receta

Nos ha costado encontrarlas, nos recorrimos varios puestos del mercado y en todos decían lo mismo: “nadie las compran, las remolachas que se consumen son las envasadas al vacío”. Pero nosotras queríamos hacer remolachas aliñadas con remolachas frescas. Y aquí está el resultado. Un aliño riquísimo,  que recomendamos hacer a tod@ el que aun no lo haya probado, ideal como  aperitivo veraniego.

Como todas las verduras de color (tomate, zanahorias, lombarda….) la remolacha tiene muchísimas propiedades. Es un  alimento “anticancerígeno” debido a sus flavonoides, controla los niveles de hierro, regenera las  células  gracias al ácido fólico, y es un alimento cardiosaludable, rico en fibra, esencial para el buen funcionamiento del hígado y adelgazante.

INGREDIENTES

 

  • Cuatro remolachas frescas con sus hojas
  • Dos cebolletas blancas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Sal

PASOS A SEGUIR

Si es posible elegir remolachas de un tamaño parecido, así el tiempo de cocción será el mismo para todas las piezas

Una de las razones por las que no se consumen remolachas frescas es porque nos mancha toda la cocina, pero tomando precauciones reduciremos al mínimo este inconveniente.

En primer lugar, para manipularlas  poneros unos guantes así evitaremos mancharnos las manos.

Cortar los tallos de las remolachas dejando cuatro o cinco dedos ya que si no  al cocerlas  se “desangran”,  es decir que pierden parte de sus jugos que pasan a formar parte del agua de cocción. También se pueden meter enteras sin cortar las hojas, apoyándolas sobre el fondo de la olla.

 

 

Lavarlas frotándolas con un cepillo o un guante de crin o con un estropajo suavito, uno limpio que hayamos usado ya en la vajilla, para quitarles la tierra ya que la remolacha es una raíz.

Ponemos agua a hervir con una cucharada de sal y echamos las remolachas con los tallos hacia arriba.Mas o menos el tiempo de cocción será entre 45 minutos a una hora.

 

 

Comprobar que están tiernas con una brocheta o un palillo, pero no agujerearlas demasiado porque pierden nutrientes y color  al perder sus jugos.

Poneros de nuevo los guantes. Escurrirlas y pasar por agua fría para cortar la cocción. Tener cuidado con el agua porque será de un bonito color rosa que nos teñirá la ropa.

Cuando estén templadas pelarlas frotando la cáscara con los dedos que  se desprenderá fácilmente.Tira las cáscaras a la basura de inmediato para evitar que te manches la ropa, las tablas para picar y el suelo.

Si no las vas a consumir en el momento déjalas sin pelar y guárdalas en un recipiente en la nevera donde se conservan varios días.

Nosotras las hemos cortado en rodajas para aliñarlas con cebolleta en juliana, ajo muy picado, aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez y sal.

 

TRUCOS Y CONSEJOS

  • Para no tener que moverlas mucho y se rompan hemos emulsionado la vinagreta con una batidor y se la hemos echado por encima.

 

 

  • Elige un recipiente ancho para que la remolacha quede cubierta por el aliño.
  • Si es estrecho y alto pon capas de remolacha, una capa de cebolleta y ajo, otra de remolachas y así hasta terminar. Después rocíalas con la vinagreta.

 

  • Se guardan en el frigorífico pero hay que sacarlas un rato antes de consumirlas ya que el aceite se habrá solidificado con el frío.
  • Se puede  añadir trocitos de queso fresco de cabra.

IMÁGENES

Imprmir receta

No hay comentarios

Deja tu comentario