Refrito de calabaza. Carruecano

Imprmir receta

El carruecano, llamado también pavo de huerta en la zona de Jaén, es una bonita palabra que  designa una variante de la calabaza y, aunque quizás es la primera vez que la escuchas, seguro que la has visto en el mercado muchas veces.

Es esa calabaza alargada, de color naranja pálido, piel suave y culo abombado que también se llama calabaza batatera o calabacín dulce.

 

 

Este plato que recibe de ella su nombre es un intermedio entre paté, fritada o pisto que se puede comer frío o caliente, como acompañante de una carne, huevos fritos o sobre una rebanada de pan. No es dejéis llevar por los prejuicios es solo calabaza pero está buenísimo.

 

 

La receta está emparentada con las picadas de verduras de las que derivarían todos los pistos con la incorporación del pimiento y tomate americano, y con la boronía de calabaza, berenjenas y membrillo. Por ello, aunque no hemos encontrado ninguna receta de Al Andalus exactamente igual, es probable que el carruecano  tenga un lejano origen andalusí.

 

 

En la provincia de Cádiz las calabazas son un ingrediente de muchas recetas de la Sierra. En Villamartín, se cuece con poco agua y, escurrida, se condimenta con aceite, sal y comino machacado. En la receta que realiza el restaurante “Puerta del Parque”, de Prado del Rey, la calabaza cocida se le añade un majado de sal, 3 dientes de ajo, 4 ñoras y comino, además de aceite y vinagre.

Esta que os dejamos es tradicional de Jaén y la ha elaborado nuestra compañera Encarna.

INGREDIENTES

  • 1Kg de calabaza (carruecano)
  • 4 dientes de ajos picados
  • 2 guindillas
  • ½ vaso de aceite de oliva
  • Pimienta
  • Sal

PASOS A SEGUIR

  1. Pela y retira las pepitas al carruecano y pártelo en trozos pequeños.
  2. Pela y corta los ajos en láminas finas.
  3. En una sartén ponemos el aceite y freímos los ajos hasta que se frían sin  llegar a dorarse.
  4. Añadimos la calabaza, la guindilla, la pimienta y la sal.
  5. Freímos primero con un golpe fuerte de calor para que la verdura adquiera más sabor y luego  a fuego lento hasta que veamos el aceite por encima.
  6. La calabaza debe quedar muy tierna ya que lo típico de este plato es aplastarla con un tenedor o espumadera hasta casi reducirla a puré, pero no te olvides de sacar la guindilla.

TRUCOS Y CONSEJOS

  • Puedes servir el carruécano como aperitivo o entrante, presentado en una fuente y acompañado de tostadas de pan; como base de un plato a base de morcilla frita o chorizo; como guarnición de carnes y pescados a la plancha o con  huevos fritos.

 

  • Por lo que hemos leído en algunos blog de cocina tradicional de Jaén , el carruécano normalmente se cocina en una sartén o cazuela con una primera fritura fuerte y un tiempo de fuego lento después para que se ablande y resulte meloso. La hortaliza se va asando lentamente tras el golpe de sartén que le aporta más sabor.

Imprmir receta

No hay comentarios

Deja tu comentario