Roscos de vino

Imprmir receta

Los roscos de vino son unos de los dulces más típicos de la Navidad andaluza. Se llaman así porque uno de los ingredientes de su masa es el vino blanco. Se cuecen al horno y posteriormente se emborrachan de almíbar y se espolvorean de azúcar glas.  Es una masa muy especiada y el clavo les da un sabor muy particular e impregna con su olor toda la cocina mientras los horneamos.

INGREDIENTES

Para la masa de  los roscos

  • 400 g de manteca de cerdo sin sabor
  • 325 g de azúcar glas
  • 1/4 l de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de clavo molido
  • un puñado de matalahúva
  • la harina que admita, aproximadamente 750 g

Para el almíbar

  • un vaso de agua
  • un vaso de azúcar
  • un chorrito de vino dulce

PASOS A SEGUIR

  1. Batir la manteca con el azúcar, las especias y el vino. Se puede hacer en la Thermomix, con la batidora de varilla o a mano. Si se hace con la Thermomix hay que tener en cuenta que las cuchillas al girar producen calor y la manteca se reblandece,  lo que nos puede despistar a la hora de añadir la harina. Después tenemos que seguir a mano o en amasadora.
  2. Poner la mezcla en un barreño o un bol grande e ir añadiendo la harina tamizada. Al principio  mover la masa con una espátula hasta que coja consistencia, después hay que meter las manos.
  3. Seguir añadiendo harina hasta que la masa no se pegue a los dedos y tenga la consistencia de la plastilina.
  4. Podéis dejarla descansar  para que la manteca se endurezca ya que el calor de las manos la habrá reblandecido. Por ello tenéis que tener cuidado con la harina ya que si le echáis mucha se quedan duros y correosos. Es mejor dejar la masa cuando se pegue un poco a las manos, solo un poco: la masa se debe poder  trabajar con facilidad.
  5. Poner un poco de harina en el bol, hacer una bola con la masa y espolvorearla de harina. Dejarla descansar mientras se calienta el horno a 180º.
  6. Espolvorear un poco de harina sobre la encimera y estirar la masa con un rodillo dejándola con un grueso de 2 cmm. Con un cortapasta redondo (o  con un vaso de tubo) cortar redondeles y hacer el orificio central con un descorazonador de manzanas. No hacer el diámetro muy grande ya que crecen un poco en el horno.
  7. Hornearlos sobre papel de de horno hasta que estén dorados. Sacarlos y dejarlos enfriar.
  8. Mientras, hacer el almíbar con el agua, el azúcar y el vino moscatel. Aún caliente ir bañando los roscos y ponerlos sobre una bandeja.
  9. Cuando se enfríen espolvorear de azúcar glas.

TRUCOS Y CONSEJOS

  • El mejor vino para hacer el almíbar es el Pedro Jiménez, pero se puede utilizar cualquier otro vino dulce que tengamos en casa. El Pedro Jiménez es un vino elaborado con uvas moscatel que se han dejado solear y convertirse en pasas por lo que tiene un sabor muy especial.
  • Para emborrachar los roscos es mejor dejarlos enfriar y sumergirlo unos segundos en el almíbar caliente si lo dejamos más tiempo se ponen muy blandos.  Dejarlos  sobre papel absorbente para eliminar el exceso de almíbar.
  • Una vez emborrachados espolvorear  abundante azúcar  glas solo  por encima, ya que la masa no lleva azúcar. No emborrizarlos en azúcar ya que al estar húmedos se le pega y quedan demasiado dulces.

IMÁGENES

Imprmir receta

No hay comentarios

Deja tu comentario