De tapas en Jerez con Abel.

Imprmir artículo

Nos encanta esto de tapear. Una tapa, un paseíto, otra tapita… comiendo lo mejor de cada sitio. Tenemos un clima que lo permite, ciudades y pueblos preciosos y unos restauradores que nos ofrecen  en pequeñas porciones lo mejor que saben hacer.

LA ESPARTERÍA DE JAVIER PARRA. GUISOS Y SASHIMI

Así paseando descubrimos La Espartería de Jerez del cocinero Javier Parra, conocido en Jerez por su anterior establecimiento El Cachirulo.

Un local coqueto decorado por el mismo, con una pequeña terraza en la que nos sentamos. Es difícil recomendar algunas de sus tapas ya que la carta cambia cada día y se expone en dos grandes pizarras a la entrada. Javier hace una cocina creativa en función de lo que encuentra en el mercado al que va diariamente, pero como el dice, “lo mío son los guisos”

Merece la pena probar “ sashimi de atún con anchoas” elaborado con las partes mas nobles del atún y un marinado riquísimo y la ensaladilla “amarisconada” como diría Pepe Monforte . Todo regado con Fino La Janda de Domecq muy fresquito.

Tiene también una carta de postres caseros muy recomendable.

VAL DE PEPE “CABALLERO DE LA MESA REDONDA”

Otro paseito y llegamos a  Val de Pepe. Un bar pequeñito de decoración moderna, con salón y terraza en el centro de Jerez. Su dueño y cocinero Pepe Valdespino,  es heredero de la Mesa Redonda uno de los restaurantes míticos de la ciudad.

Solo se sirven tapas y raciones con una carta fija y otra que cambia según temporada y oferta de mercado.

Hay que probar el “Tartar de añojo” inmejorable, suave y muy bien marinado.

Destacamos también “Cola de toro de la Mesa Redonda” que se presenta deshuesado y montado en aro con una capa de puré de patata. Pepe borda los guisos y conoce muy bien los vinos de Jerez.

También tomamos “Papas aliñás con vinagre de Jerez e ibéricos”, “Alcachofas empanadas con mayonesa de curry” y unas crujientes pavías de bacalao con mayonesa.

LA ROSA DE ORO. UN CAFE JUNTO A LAS MURALLAS

Y para terminar bien el día, el remate final : café y dulces en la terracita de la Rosa de Oro

En el centro histórico,  junto a las antiguas murallas que dan a la calle Consistorio está la pastelería La Rosa de Oro, la más antigua de Jerez. Abierta en 1928 por un pastelero de Trebujena que regenta el negocio hasta que en 1972, Domingo Jiménez, que ya trabajaba en la firma, se hace con el obrador  que ahora continúan sus hijos Daniel y Elizabeth.

Durante todos estos años el obrador ha trabajado con mimo la pastelería tradicional y de temporada siguiendo las recetas más antiguas: roscón de reyes, las torrijas, los polvorones, alpisteras y su ya famoso tocino de cielo.

Pero La Rosa de Oro es también una pastelería innovadora. Es la creadora de “Tarta de Jerez” según una receta de un manuscrito andalusí del siglo XII, elaborada con  uvas pasas Pedro Jiménez, aceite, almendras, más de treinta especias y miel y de los “bonvino” catavinos de chocolate en los que el pastelero juega con los distintos vinos de Jerez.

DESPEDIDA

Charlando, charlando se nos fue el tiempo. Abel tenía que currar y nosotras llegar a casa para hacer esta entrada de blog aprovechando como estimulo de las neuronas el regusto que  todavía teníamos en el paladar  de todas las cosas buenas que habíamos probado.

IMÁGENES

Imprmir artículo

No hay comentarios

Deja tu comentario