Sorbete de mango y naranja.

Imprmir receta

Los sorbetes son un granizado de textura suave elaborados con frutas fresca madura.

Los helados y sorbetes gozan de una larga historia y como placeres refrescantes ya eran muy apreciados en época andalusí. En un principio solo los disfrutaban aquellos que podían permitirse el lujo de tener depósitos de hielo, aparte del laborioso proceso que suponía su elaboración.

Los chinos usaban el hielo para conservar los alimentos al menos desde el año 1100 a.C. Los emperadores romanos traían la nieve desde los Alpes para enfriar sus vinos y lo conservaban bajo gruesas esteras de paja. Los soberanos mongoles de la India hacían llevar hasta Delhi el hielo y la nieve del Himalaya. Viajeros llegados a la Turquía del siglo XVI daban cuenta de la existencia de bodegas llenas de hielo y nieve que se usaba para diluir los sorbetes de frutas. En la corte del Sultan había cuencos para los postres en los que se servían zumos de frutas helados.

Pero parece que fueron los italianos los que inventaron los helados propiamente dichos, y que fue en Italia donde da comienzo la congelación artificial a principios del siglo XVII.

A mediados de la centuria los helados llegan a la corte de Versalles y de allí a otras cortes europeas. El helado era un producto caro, por lo que no fue realmente asequible al público hasta finales de siglo, en que el gremio de los limonardiers creo las eaux glacées y neiges servidas en los cafés de moda de Paris.

Pero la elaboración del helado fue realmente dificultosa hasta que en 1846 se invento la manivela congeladora. Fue entonces cuando las ventas se incrementaron y EEUU se convirtió en el principal productor mundial.

Con la llegada de la refrigeración los helados se comercializan, creciendo en popularidad lo que su puso el principio de la industria heladera existente en  nuestros días.

También se comercializaron la maquinas que hacen helados caseros por lo que los helados y sorbetes hechos en casa son rápidos, económicos y  muy apreciados por su sabor puro y natural.

Aunque el sorbete se elabora con una base de almíbar – agua y azúcar hervido- y se suaviza con clara de huevo este que os dejamos a continuación solo lleva zumo natural, fruta y azúcar y esta realmente delicioso.

INGREDIENTES

  • Dos mangos maduros
  • El zumo de cuatro naranjas
  • Cuatro cucharadas de azúcar

PASOS A SEGUIR

  1. Pelar los mangos y cortarlo en trozos
  2. Exprimir las naranja y si queréis, colar el zumo aunque no es necesario ya que así mantenemos su fibra
  3. Triturar el mango con el zumo y añadir el azúcar
  4. Nosotras hemos utilizado una heladera con compresor pero si no tienen heladera poner la mezcla en un recipiente tapado y congelarlo.
  5. Para tomarlo sacarlo con unos minutos de antelación para que adquiera la textura cremosa del sorbete.
  6. Servir con unas hojas de hierbabuena

TRUCOS Y CONSEJOS

Existen dos tipos de maquinas para hacer helados  con compresor o con bol metálico para congelar.

Las heladeras con bol extraíble no enfrían por sí  solas. Tienen  un recipiente con revestimiento metálico que hay que dejar en el congelador al  menos 12-24 horas antes de hacer el helado.

La mezcla de helado que se introduce debe estar siempre muy fría, no puede estar a temperatura ambiente. La heladera removerá la mezcla entre 20 y 30 minutos y tendremos el helado. Pasado este tiempo hay que sacar el helado de la heladera para servir o al congelador ya que solo lo mantiene frío mientras la cubeta esté congelada.

Estas  heladeras son las más económica ya que se puedes encontrar desde 30 €, gastan poca energía y suelen ser mas pequeñas por lo que ocupan menos espacio. Su inconveniente es que la cubeta metálica hay que  tenerla  aparte en el congelador y tiene un diámetro de entre 18-23 cm de diámetro.  Si tu congelador es pequeño puede resultar un engorro. Además, si se te ha olvidado tener la cubeta en el congelador no podrás hacer el helado.

La heladeras con compresor producen frío siendo capaces de congelar hasta –35 grados, por eso puedes hacer helados cuando te apetezca sin necesidad de dejar ningún recipiente en el congelador. Se añade la mezcla fría o a temperatura ambiente, a una cubeta metálica y la heladera enfriará la base del helado.

Una vez en el bol de la  heladera, la paleta con aspas y giro automático bate el helado, a la vez que el compresor proporciona una temperatura baja. Permite tener un helado cremoso en una media hora y según modelos  lo mantiene frío sin necesidad de congelador alrededor de una hora.

Parece que con estas heladeras todo son ventajas, sin embargo hay que tener en cuenta que son mas caras – entre 200 y 700 euros – y mucho mas voluminosas y pesadas.

Imprmir receta

No hay comentarios

Deja tu comentario