El Bar Nono se traslada al centro de Cádiz.

Imprmir artículo

El Bar Nono, así llamado en honor de La Nona la bisabuela de Rafael Jiménez Mateo  –  ha sido durante años un referente entre los bares de barrio y como tal ha obtenido en varias ocasiones premios en la Ruta de la Tapa de Cádiz y el reconocimiento de Excelente en Tripadvisor .

Rafael Jiménez Mateo y Eva María Cortés del Río regentan el Bar Nono  desde que  lo fundó el padre de Rafael, Antonio Jiménez Suazo, allá por 1987. Su filosofía es clara y diáfana, una cocina sin trucos. Buenos desayunos, tapas y guisos  elaborados cada día, excelente materia prima y mucha limpieza han sido los puntales sobre los que este minúsculo bar ha construido  su fama y logrado una gran clientela que acudían a tomar al medio día o al salir del trabajo sus exquisitas croquetas, platos caseros o sus pescados frescos y si tenían prisa… simplemente lo llevaban para casa.

Las limitaciones impuestas a la hostelería por la pandemia han mantenido cerrado el local de Doctor Marañon desde marzo ya que era imposible cumplir con las limitaciones de aforo dadas sus reducidas dimensiones. Pero ante grandes problemas, grandes soluciones y sus dueños han apostado por seguir ofreciendo su carta de siempre en un local más grande, en pleno centro de Cádiz en la castiza calle Valverde número 13.

Eva y Rafael ya se contaban hace tiempo entre nuestros amigos hosteleros y por ello no quisimos demorar más la vivita al nuevo local al que asistimos – tras reservar mesa (una de las novedades de esta nueva etapa) con  María Luisa Ucero e Isabel Sánchez . Dos buenas amigas para corresponder a dos buenos amigos: Eva y Rafael.

El local es amplio, muy luminoso y como ya es tradición en el Nono  limpísimo – como dirían nuestras abuelas “se puede comer en el suelo”. La barra, por el momento, está suprimida y se ha sustituido por unas mesas altas a las que hay que unir unas mesas bajas situadas en el comedor, en total caben unas 25 personas.

En un lugar de honor, el expositor donde Carlos Millán Bonet y Miguel Cortes del Río muestran cada día las tapas, guisos y productos frescos que se ofrecen a sus clientes. La carta que  se imprime cada día entregando una copia a cada comensal, se mantiene en la línea de siempre: tapas y raciones a una excelente relación calidad precio   en la que destacan las croquetas caseras, la ensaladilla con un toque de ajo, los guisos gaditanos como el menudo de choco y los fritos tanto pescados como carnes siendo  de  obligada consumición de pechugas a la Villeroy .

Solo se han suprimido los churros  ya que las reducidas dimensiones de la cocina no permiten su elaboración.

Así el bar Nono, sin perder su carácter de bar de barrio, sin renunciar a su filosofía gastronómica y manteniendo los precios que lo han situado  como uno de los locales mas baratos de Cádiz para tapear , se traslada al centro . La misma calidad  al precio de siempre pero con más aforo ¿se puede pedir más?

Enhorabuena a Eva y Rafael por apostar en tiempos difíciles por esta valiente renovación Con restauradores de tal calaña no hay Covid-19 que pueda. ¡ADELANTE!

IMÁGENES

Imprmir artículo

Tags:
No hay comentarios

Deja tu comentario