Desayunar y tapear en Casa Rios.

Imprmir artículo

Hay bares que  merecen la pena. Bares de siempre, de barrios, algunos de extramuros solo conocidos por los vecinos  que han establecido con sus dueños lazos de amistad y compartido con ellos muchos momentos felices ya  que llevan toda la vida detrás de la barra y al frente de su negocio.

Conocen a nuestros hijos, nos preguntan por sus estudios o trabajos, nos llaman por nuestro nombre y nos avisan cuando han hecho un guiso que nos gusta especialmente.

Son los “restaurantes familiares” de los años 60 que se han quedado ahí, anclados en el tiempo ofreciendo las tapas y guisos de toda la vida y a los que siempre terminamos yendo porque nos gusta su comida, charlar con su dueño y el cómodo ambiente de familia que en ellos se respira.

Manuel Muñoz dueño de Casa Ríos,  es un restaurador con cerca de cuarenta años en el negocio, primero como encargado y desde el 2003 como dueño. Siempre  lleno. Su único secreto la calidad de todos los productos que ofrece,  el trabajo y la dedicación que le hace abrir todos los días su negocio a las 6 de la mañana.

Casa Ríos tiene ese aire de mesón de los bares antiguos. Un gran comedor en el interior y terraza exterior donde puedes desayunar un excelente mollete con jamón ibérico o probar sus tapas o raciones

Manuel cuida mucho las chacinas por eso su queso JM añejo que el mismo mete en aceite o el jamón son de calidad. Puedes empezar por ahí para continuar con los guisos o pescados muy frescos que compra cada día. Hay que probar los guisos de carne como carrilladas, carne al toro, los potajes y guisos gaditanos, el bacalao y los pescados y arroces

Su carta da para volver dos veces y probarlo todo.

Imprmir artículo

Tags:
No hay comentarios

Deja tu comentario