Ensalada de salmón, queso fresco y nueces

Imprmir receta

Es conveniente tener siempre como “fondo de frigorífico” un paquetito de salmón ahumado. Puede sacarnos de muchos apuros y enriquecer platos de pasta, empanadas, patés  o ensaladas. Suele tener fecha de caducidad muy alta por lo que podemos comprarlo cuando veamos una oferta y tenerlo a mano para cuando nos haga falta

INGREDIENTES

  • Una lechuga
  • 200g de salmón ahumado
  • 200g de queso fresco
  • 50g de nueces
  • Aceite oliva virgen extra
  • Vinagre
  • Sal
  • Cebollino para decorar

PASOS A SEGUIR

  1. Lavar la lechuga con abundante agua y dejarla escurrir sobre un paño de cocina o papel absorbente
  2. Picarla y ponerla en la fuente en la que vayamos a servir la ensalada
  3. Cortar en tiras el salmón escurrido de su aceite y añadir a la ensalada
  4. Cortar en dados el queso fresco y ponerlo junto a los demás ingredientes
  5. Picar en trozos gruesos las nueces y repartir por encima
  6. Aliñar a vuestro gusto y decorar con cebollino

TRUCOS Y CONSEJOS

  • La lechuga es la reina de las ensaladas y aporta a nuestro organismo vitaminas, minerales y calcio pero también puede llevar  bacterias como E. Coli o restos de pesticidas por ello es aconsejable lavarlas muy bien antes de consumirlas.
  • Primero separa las hojas que vayas a tomar y guarda el resto en el cajón de las verduras de tu frigorífico. Eliminas las que estén secas o con desperfectos. Una buena idea es aprovechar las hojas más verdes para una crema de verdura
  • En un recipiente echa abundante agua y déjala  unos 5 minutos en remojo, puedes añadir al agua un chorro de vinagre o una cucharada de sal-.
  • Sécalas con un paño, papel de cocina o un escurridor de verduras y ya puedes picarla. Debes consumirla inmediatamente ya que el agua altera la consistencia de las hojas que deben quedar crujientes.

IMÁGENES

Imprmir receta

No hay comentarios

Deja tu comentario